El Blog del
Marketing Gastronómico

5 lecciones de yoga para mejorar la salud de tu empresa

Tiempo de lectura: 3 minutos

Poner en marcha un plan de mejora de la empresa puede ser una excelente manera de obtener mejores resultados en tu negocio.

Con los grandes cambios que se están produciendo en todo el mundo: la crisis económica derivada de la pandemia, la caída de la bolsa de valores, el aumento de precio en las fuentes de energía, la terrible guerra de Ucrania, etc. las empresas deben reinventar sus procesos y actividades para superar con éxito estas dificultades. Una forma de conseguirlo es mediante la aplicación de un plan de mejora empresarial.

¿Qué es un plan de mejora de empresa?

Un plan de mejora empresarial puede definirse como una secuencia de pasos y acciones que realiza una empresa para obtener mejores resultados. En términos más sencillos, un plan de mejora significa cambio.

«Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo»

Albert Einstein

Como puedes imaginar, este plan es una herramienta esencial para cualquier empresa. Por ello, en este artículo, hablaremos de cómo implementar un plan de mejora empresarial.

Fase de identificación del problema u oportunidad de mejora

Identificar y definir adecuadamente el problema es el principal soporte que definirá el éxito de tu plan de mejora de empresa. En este sentido, es probable que tengas en mente una serie de problemas que quieres resolver; sin embargo, es fundamental hacer un análisis de la relevancia y viabilidad del mismo.

Recuerda que la implementación de un plan de mejora empresarial implica el uso de recursos de la empresa, por lo que debes buscar maximizar los resultados buscando un problema importante cuya solución dependa de ti y tu equipo.

Fase de planificación

La fase de planificación es el segundo paso del proceso de gestión de proyectos. Consiste en definir las acciones que se van a llevar a cabo para resolver el problema, establecer los objetivos y definir la secuencia de actividades a seguir.

La planificación también incluye la asignación de responsabilidades para cada actividad, así como el establecimiento de un calendario y un presupuesto para la ejecución de las actividades. La fase de planificación incluye la definición de indicadores de gestión para evaluar los resultados, así como la implantación de una línea de base de indicadores y la estimación de los resultados esperados.

Una de las mejores herramientas de apoyo a la fase de planificación es el diagrama de Gantt.

Fase de ejecución

La fase de ejecución es el paso en la que llevarás a cabo las actividades planificadas en la fase anterior, para poner en marcha tu plan de mejora empresarial.

Por ejemplo, si en una de sus actividades se indicó que había que evaluar la opinión de los consumidores sobre tu producto, aquí podrás realizar una prueba de producto.

Fase de control y verificación

Una vez realizadas las actividades según el plan, se evaluarán los resultados de los indicadores de gestión para compararlos con la línea de base y las estimaciones. Estos resultados pueden ayudarte a determinar si el plan de mejora de la actividad ha alcanzado los objetivos previstos. Si no es así, deberás averiguar el motivo.

Para esta etapa se pueden utilizar herramientas como los diagramas de Pareto, los diagramas de Ishikawa y el cuadro de mando integral.

Fase de actuación

Independientemente de que se hayan alcanzado los resultados previstos, es importante recopilar lo aprendido y actuar en consecuencia.

Como habrás observado, 4 de las 5 etapas enumeradas forman parte del famoso ciclo de Edwards Deming. Por ello, tanto si se consiguen resultados como si no, es necesario recopilar lo aprendido y actuar en consecuencia.

Esto implica reiniciar los pasos de la aplicación del plan de mejora de la empresa y convertirlo en un ciclo o espiral de mejora continua.

Este es el resumen del plan de mejora de empresa

La crisis provocada por la pandemia ha dejado a todos en una situación muy compleja, obligando a las empresas y a los individuos a reinventarnos y a encontrar nuevas formas de sobrevivir. Pero, ¿cuál es esa metodología que nos permitirá mejorar de forma estructurada? La mejora continua de la empresa es la respuesta.

El primer paso que deberás dar es identificar las áreas de oportunidad; esto te permitirá establecer prioridades y fijar metas alcanzables que te motiven. Tener objetivos claros es crucial porque te ayudará a mantenerte enfocada/o en los retos que enfrentes y evitar situaciones en las que nuestros esfuerzos no se dirijan a lograr un propósito específico.

Otro aspecto relevante que no debes pasar por alto es la importancia de la retroalimentación; esto te permite medir nuestros resultados y poder adaptarte en consecuencia para no perder de vista nuestra meta.

Para terminar, me gustaría subrayar que la aplicación de un plan de mejora de la empresa no es una tarea fácil. En primer lugar, hay que determinar qué áreas deben mejorarse y cómo. Después de tener esta información, hay que entender cómo se relaciona cada área con la aplicación general del plan. Entonces, sólo después de haber hecho todo esto y haber determinado lo que hay que cambiar en sus sistemas para mejorar el rendimiento de su empresa, empezará a aplicar el plan de mejora empresarial.

¿Te gustaría recibir más artículos como este en tu bandeja de entrada de email? Solo debes suscribirte a la newsletter al final de esta página. ¡Te espero!

¡Ah! Y si quieres mantenerte al día sobre otras noticias del sector, no dudes en pasarte por www.devinosconalicia.com

Compartir el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.